Sueños de arena: un proyecto social de sandboard nacido en las dunas de Perú

enero 12, 2023

Sueños de arena: un proyecto social de sandboard nacido en las dunas de Perú

El Snowboard Club Perú, presidido por el ex estudiante del Máster Universitario en Gestión Deportiva Alejandro Veliz y cofundado junto al snowboarder Víctor ‘Dito’ Chávez, es la cuna del sandboard en Perú: dunas de arena como iniciación al snowboard de entretenimiento o de alta competición y escenario de un maravilloso proyecto social para jóvenes con riesgo de exclusión bautizado con el nombre de Sueños de Arena

En el desierto costero de Perú, a cuatro horas al sur de Lima, se encuentra uno de los parajes naturales más maravillosos del país sudamericano. El oasis de Huacachina, conocido por sus aguas verdes sulfurosas y su abundante vegetación de palmeras, eucaliptos y algarrobos, yace a los pies de kilómetros y kilómetros de dunas de arena. Sus improvisados relieves hacen del lugar el escenario perfecto para practicar el sandboard en Perú. Huacachina es un lugar donde los sueños se hacen realidad.

Allí se encuentra la sede del Snowboard Club Perú, una organización que se dedica a desarrollar y profesionalizar el deporte del sandboard como actividad alternativa de iniciación previa al snowboard, mejorar las condiciones de entrenamiento y tecnificación, y aumentar la competitividad de Perú en los deportes de invierno. Un objetivo ambicioso que cuenta con el respaldo del Comité Olímpico Peruano y el sello de uno de sus deportistas más ilustres: Víctor ‘Dito’ Chávez, cuádruple campeón mundial de sandboard y primer peruano de la historia en clasificarse para un Mundial de Snowboard. Todo ello sin dar la espalda a la realidad de los habitantes del desierto, generalmente familias con pocos recursos económicos y dificultades sociales. Sueños de Arena es un proyecto solidario concebido por el Snowboard Club Perú destinado a educar y ofrecer vías de desarrollo a niños y jóvenes de entre 6 y 17 años con riesgo de exclusión, empoderar y mejorar su calidad de vida a través del deporte.

Sueños de arena: un proyecto social de sandboard nacido en las dunas de Perú

Bonita foto de familia de algunos miembros del Snowboard Club Perú, en las dunas de Huacachina.

El club se fundó en 2019 por iniciativa de Alejandro Veliz, graduado del Máster Universitario en Gestión Deportiva de Johan Cruyff Institute, y el propio Víctor ‘Dito’ Chávez con el objetivo de acercar el deporte del snowboard a los habitantes de Perú, enclavado en la cordillera de los Andes, pero sin centros de esquí para practicar el deporte. Y, con mucho esfuerzo y un largo recorrido por delante, replicar el talento de ‘Dito’ y conseguir que Perú sea más competitivo a nivel internacional en la disciplina del snowboard.

«En Perú tenemos montañas de mucha altura, pero no centros para practicar el esquí: nuestro objetivo es promocionar el sandboard como iniciación al snowboard y aumentar la competitividad de los peruanos en la nieve»

Víctor Chávez es ahora el entrenador que él no tuvo cuando a los siete años empezó a deslizarse por las dunas de Ica y se prometió a sí mismo que, algún día, representaría a Perú en unos Juegos Olímpicos de Invierno. El programa Sueños de Arena le lleva a su niñez, pero el recorrido es distinto y ya no lo hace en solitario. Como instructor del proyecto aporta, junto a su equipo, los mejores valores del deporte a niños y jóvenes de la región: el respeto, el compañerismo, la honestidad, la perseverancia, el auto-esfuerzo y el trabajo en equipo. El Snowboard Club Perú forma parte de su desarrollo como personas, detecta la motivación y el talento y pone los medios si deciden encaminar su futuro hacia el deporte de competición.

Su presidente, Alejandro Veliz, nos lleva a través de esta entrevista a las raíces del club, nos cuenta los retos que conlleva desarrollar una disciplina deportiva desde cero y los recursos que le dio el Máster Universitario en Gestión Deportiva de Johan Cruyff Institute para dar forma a este increíble proyecto deportivo.

¿Cómo nace tu sueño de arena?

Mi pasión por el snowboard se remonta a 2010, durante una estancia en Colorado (Estados Unidos). Me enamoré de este deporte y cuando regresé a vivir a Perú siempre sentía que me faltaba algo. En Perú tenemos montañas de mucha altura, pero no existen los centros de esquí. Así que me puse a averiguar y vi que organizaban un evento de snowboard en la ciudad de Huaraz, a 4.500 metros de altitud. Allí conocí a un grupo de chicos que practicaban sandboard, lo más parecido al snowboard, pero en las dunas. Era una alternativa interesante que me permitía replicar las sensaciones que tenía en la nieve. Conforme me iba aficionando al sandboard descubrí que había un modo de pasar deportivamente de la arena a la nieve y conocí la historia de un deportista que hace 10 años empezó en las dunas y ahora está compitiendo en campeonatos europeos de snowboard. Él era Víctor ‘Dito’ Chávez.

¿Cómo os conocisteis?

Después de esa primera experiencia en Huaraz, en el evento de snowboard, fui a Huacachina, en el desierto de Ica, donde estaban celebrando un campeonato de promoción de sandboard y uno de los jueces era Dito. Conversando con él, percibí que tenía una mirada muy profesional, de deportista de élite, y me dije que era el momento de ayudarle en lo que hacía e intentar replicar todo aquello que había logrado. Él con su experiencia como deportista y yo más en la parte de gestión.

Y os pusisteis de acuerdo para empezar a trabajar…

Sí, hemos trabajado juntos, vivido y viajado juntos; es una relación bastante genuina y de pasión por el deporte. Naturalmente esa relación conllevó a crear el club, empezar a organizar campeonatos, trabajar en nuestro proyecto social Sueños de Arena para que chicos y chicas en situaciones complicadas puedan acercarse a nuestro deporte de manera gratuita. Y nuestro objetivo más importante como club es que pueda constituirse una federación para brindar mayor institucionalidad a nuestro deporte en el país. El Comité Olímpico Peruano asume el rol de federación frente a la Federación Internacional de Esquí; sin embargo, no tener una propia limita mucho el crecimiento.

Sueños de arena: un proyecto social de sandboard nacido en las dunas de Perú

El Snowboard Club Perú organiza eventos para desarrollar y divulgar la disciplina del sandboard en Perú como paso previo al snowboard.

Háblame del Snowboard Club Perú. ¿Cómo está estructurado y qué actividades organizáis?

El club se encuentra en uno de los parajes naturales más bonitos de Perú, en Ica, la región que alberga el desierto de Huacachina. Ahí es donde tenemos nuestra base de operaciones porque es el lugar más asequible y con más variedad de dunas para practicar sandboard. Es un lugar privilegiado. Disponemos de gran variedad de tablas y botas que son las mismas de snowboard, pero adaptadas a la arena para que deslice bien. También ofrecemos tours turísticos de nieve por temporada como fórmula para la autofinanciación del club y tenemos un importante equipo de esquí, con el que hacemos estancias en San Martín de los Andes (Argentina) y en Isola 2000, en el sur de Francia. Las alianzas que tenemos con el Snowboard Team Chapelco y el Club Back to Back permite a nuestros deportistas unirse a los entrenamientos de otros equipos nacionales para aumentar su nivel competitivo. Así que disponemos de tres centros de operaciones (dos en nieve y uno en arena), aunque nuestra base principal está en Perú, en Huacachina.

¿Cuáles son los objetivos del club?

Tenemos tres pilares grandes. Uno es conseguir aumentar nuestra competitividad en la nieve, que los resultados de los deportistas peruanos sean cada vez mejores, y eso pasa por lograr más puntos FIS, ya sea por cantidad de deportistas o por los resultados de éstos.

Nuestro segundo gran pilar es la promoción en la arena para que el sandboarding sea reconocido como un deporte alternativo de iniciación al snowboarding. Aquí es donde organizamos los eventos a nivel nacional, el Campeonato Nacional de Sandboarding de la mano con el Comité Olímpico Peruano, y el Proyecto social Sueños de Arena para que chicos y chicas locales puedan acercarse al deporte de manera gratuita.

El tercer pilar es la difusión, un aspecto importantísimo para cualquier deporte minoritario en vías de desarrollo. Tenemos que aprovechar cualquier oportunidad para darnos a conocer, sacar petróleo de lo que hacemos para demostrar el esfuerzo que vienen haciendo los chicos, tanto a nivel deportivo como de organización. En este aspecto, el año pasado conseguimos hacer un bonito documental para Movistar Deportes. Es algo de lo que estamos muy orgullosos.

Fundaste el club junto a Dito Chávez en 2019, justo finalizado nuestro Máster Universitario en Gestión Deportiva. ¿Cómo te ayudó esa formación para llevar adelante el proyecto?

Había trabajado dos años para la ONG InterSands, una organización fundada en Suiza que se dedica a la generación de proyectos de desarrollo en Perú, utilizando el deporte como herramienta de cambio social, pero no dejó de ser una experiencia bastante práctica. Soy licenciado en gestión de empresas y tenía interés por desarrollar mis capacidades de gestión en el mundo del deporte y potenciar todo aquello que había aprendido en la duna. De ahí surgió mi interés por el máster. Tener esa formación más ejecutiva y profundizar en aspectos más específicos, como la gestión de eventos o patrocinio, nos ha ayudado mucho a crecer en estos años.

«La formación ejecutiva nos ha ayudado mucho a crecer como club en estos años; el máster me dio una estructura, ideas que ir adaptando, mucha casuística y una valiosa red de contactos»

¿Tenías claro tu business plan cuando empezaste el máster?

Digamos que tenía muchas ideas, pero nada definido. El máster me dio una estructura, ideas que ir adaptando, un lugar donde cogerme. Me interesó mucho y me llamó mucho la atención poder tener como profesor a David Hidalgo, CEO de Grandvalira.  Le hacía muchas preguntas, generaba casuística para poder aplicar a mi proyecto. Con una idea mucho más clara regresé a Perú y fundamos el club.

¿Qué fue para ti lo más valioso a la hora de emprender y fundar el club?

Principalmente dos cosas: la casuística a partir de la experiencia de los profesores; me ayudó mucho conocer la realidad, más allá de lo que te da el libro, aprender del día a día de los profesionales que se dedican al deporte, conversar con ellos en las clases. Y segundo, la red de contactos que consigues con los propios estudiantes. Justo hace poco organizamos un evento con DJI Perú, una marca de drones. El patrocinio se cerró a raíz de una conversación con un ex compañero de máster, que trabaja para la marca global en Latinoamérica. A ellos les interesaba entrar en el mundo del deporte, posicionarse en el mercado, y entraron en nuestro evento como patrocinador. Es sólo un pequeño ejemplo, hay muchas cosas que hemos podido potenciar gracias al contacto con compañeros de promoción del máster.

Sueños de arena: un proyecto social de sandboard nacido en las dunas de Perú

La marca DJI fue patrocinador de uno de los eventos del club; el acuerdo surgió por la relación entre Alejandro y un compañero de máster.

¿Cuál es el target del club?

Tenemos básicamente tres tipos de perfiles. Uno son los habitantes de Ica que practican sandboard regularmente. Para ellos tenemos un abono de socio que les permite disponer del material, estar con el equipo y acceder a descuentos en viajes como parte de la comunidad. Un segundo perfil son personas de otras ciudades de Perú interesadas en realizar viajes de invierno principalmente a Argentina o Chile, al ser los centros de esquí más cercanos. En club se fundó en 2019, pero yo empecé a viajar a la nieve en 2010 y Dito es profesional desde 2009, así que hay mucha experiencia acumulada. Tenemos contactos en Argentina y en Francia, y organizamos ‘camps’, viajes turísticos de tres semanas en los que el grupo puede disfrutar de una experiencia más divertida que si fueran por tu cuenta, estar con el equipo, vivir la experiencia de la selección nacional de snowboard, etc. Y el tercer perfil lo constituyen los peruanos que viven en el extranjero; es gente que quiere estar en contacto con sus raíces y siempre está dispuesta a echar una mano, apoyarnos y donar equipos. A ellos les damos información más exclusiva y les proporcionamos acreditaciones para asistir a campeonatos que se celebran en sus países de residencia.

«En los desiertos, donde nosotros practicamos sandboard, generalmente hay zonas poco desarrolladas, muchas familias de bajos recursos; no podíamos mirar hacia otro lado»

Y vuestro ‘cliente’ más solidario, el que forman los niños y jóvenes que están dentro del programa Sueños de Arena

Así es. En los desiertos, donde nosotros practicamos sandboard, generalmente hay zonas poco desarrolladas, muchas familias de bajos recursos y, a raíz de ello dificultades sociales, delincuencia, agresiones y violencia familiar. Nosotros estamos muy cerca y no podemos mirar hacia otro lado. Personalmente he visto como el deporte ha cambiado la vida de muchas personas, les ha ayudado a enfocarse en una actividad, a querer ser mejores y por lo tanto alejarse de otros vicios. Con esa idea base desarrollamos el proyecto Sueños de Arena. Es un programa ininterrumpido de tres meses de duración en el que identificamos a los chicos de distintas poblaciones con mayor motivación y posibilidades de tener continuidad en el programa y formar parte del equipo. Tiene como objetivo potenciar las capacidades de empleabilidad que tienen los chicos.

Sueños de arena: un proyecto social de sandboard nacido en las dunas de Perú

Víctor ‘Dito’ Chávez es uno de los instructores del programa Sueños de Arena, dirigido a niños y jóvenes en riesgo de exclusión.

Hicimos un estudio de qué habilidades valoran más las empresas para incorporar personal y básicamente son la empatía, la comunicación y el trabajo en equipo. Enfocamos nuestros programas de entretenimiento y deportivo en base a esas softskills para fortalecer esas habilidades en los chicos y que les sirva para toda la vida. Más allá de que terminen siendo deportistas o no, nuestra misión en Sueños de Arena es que sean personas con valores reconocibles.

¿Cuáles son los requisitos para entrar en el programa?

Al principio aceptábamos a todos, pero era operativamente imposible de manejar. Ahora estamos en contacto con asociaciones que nos facilitan el traslado de los chicos y chicas al club, como por ejemplo la que tenemos con un programa del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables para niños sin hogar, o bien porque perdieron a sus padres o porque no pueden hacerse cargo de ellos y los dejan en una casa-hogar. La institución se encarga del traslado y el alojamiento y nosotros les proporcionamos la actividad física a través del programa. Aunque siempre hay excepciones en el día a día y es difícil decir que no, queremos atender a los niños correctamente. Tenemos cuatro instructores y cada uno se dedica a cinco chicos como máximo. Hay bastante deserción y eso es algo que también debemos manejar; ya sea porque los padres necesitan que sus hijos trabajen con el ganado y la tierra, que es el sustento de la familia, o porque se mudan a otra provincia. Con la pandemia perdimos a muchos chicos y chicas que tuvieron que volver a sus pueblos.

Habéis podido reactivar los eventos tras la pandemia

Sí, la organización de eventos forma parte de nuestro objetivo de desarrollo y divulgación del sandboard. Como club nos interesa que otros clubes se profesionalicen y tengan mayor actividad. En el año 2022 nuestro gran objetivo era la reactivación de los eventos deportivos, porque es la forma en la que los chicos se aficionan a la competición y se preparan. Fuimos coorganizadores del Campeonato Nacional de Sandboarding 2022 junto a los clubes de Chimbote, donde se hizo la primera etapa, y Ancón, organizador de la segunda, y nosotros, que albergamos la final. Se acumulaban puntos en las tres etapas y al ganador se le premió  con una subvención para entrenar en Argentina 2023. Ése es el salto natural, el que gana en la arena, hacemos el esfuerzo para levarlo a la nieve porque es donde hay las mejores condiciones y otros chicos ven que ése es el camino.

También estáis colaborando en la organización del Mundial de Snowboard 2023 que se celebrará en Georgia del 26 de febrero al 6 de marzo ¿verdad?

Así es, justo ahora estamos metidos de lleno en la organización porque, aunque somos club, al no tener federación, nosotros hacemos también esas funciones. Dito y Aldahir Herhuay, el otro instructor, son los que han competido en Argentina, han ganado puntos FIS y han podido clasificarse para el Mundial, aunque por temas de presupuesto sólo irá Dito. Al final, el club termina siendo la selección nacional, pero lo que queremos es que otros clubes empiecen a sacar talentos y tengamos de aquí a un año y medio la selección conformada también por otros clubes.

Viajo a Europa el 17 de febrero para encontrarme con ‘Dito’, que está compitiendo en la Copa Europa de Snowboard; allí nos uniremos también con más miembros del equipo una semana antes de dirigirnos a la estación de esquí Bakuriani, en Georgia. Es un evento muy importante, ya que es la tercera participación de ‘Dito’ en un Mundial y una gran prueba en su camino de clasificación para los Juegos Olímpicos de Invierno de Milán, en Cortina D’Ampezzo.

MÁSTER EN

Marketing y Gestión Deportiva Semipresencial Barcelona

El objetivo principal del Máster en Marketing y Gestión Deportiva es acompañarte en tu desarrollo como profesional integral de la gestión deportiva y capacitarte en la utilización de los instrumentos de gestión para reconocer oportunidades de negocio, establecer estrategias, anticiparte a los cambios, optimizar recursos y analizar la información con criterio.

Inscripciones abiertas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

The Magazine