Laia Talarn lucha dentro y fuera del tatami

Laia Talarn lucha dentro y fuera del tatami

Laia Talarn, de 23 años y campeona de España de judo en la categoría de menos de 78 kgs., se está preparando para los Juegos Olímpicos de Río. La clasificación tiene el corte en los 14 primeros del ranking mundial y ella es ahora mismo la 29. Le queda más de un año para hacer ese camino, pero conseguir los billetes para Brasil no es el único objetivo que se plantea la mejor judoca de España. Asegurarse su futuro una vez acabada su carrera deportiva es también un reto en el que está trabajando.

Laia solicitó una beca otorgada por El Periódico y el Diario Sport, y entre el centenar de deportistas que optaron a ella, Talarn fue la elegida. Este año compagina su carrera deportiva como judoca con el Máster en Gestión Deportiva de Johan Cruyff Institute. “Acabé el año pasado la ‘International Business Economics’ de la Pompeu Fabra y este año estoy haciendo el Máster en Gestión Deportiva de Cruyff Institute. Pensé que para seguir con mi vida de deportista, ahora mismo tener un empleo de ocho horas no era compatible con el entrenamiento y seguir formándome era una buena opción. Solicité una beca de los medios de comunicación más importantes de Cataluña y me la dieron. Creo que tenían en cuenta el currículum deportivo juntamente con el profesional y pensaron que era una buena candidata”, explica Talarn.

Ella tiene claro que el judo le da muchas satisfacciones pero entre ellas no está la de asegurarse unos ingresos con los que pueda vivir el resto de su vida. Cuando se retire podrá mirar atrás con el orgullo de haber sido una gran embajadora de su deporte, pero lo que quiere es seguir contribuyendo desde la gestión.

Laia Talarn lucha dentro y fuera del tatami - Johan Cruyff Institute

“Los deportistas tienen mucho que aportar al mundo laboral y más cuando está relacionado con el deporte porque al final conocemos de primera mano las necesidades que hay. Yo sé que a mí el judo no me dará de comer y debo prepararme para cuando esto se acabe. No hay que descuidar los estudios, a veces es complicado porque nos tienen que ayudar los compañeros con los apuntes, las instituciones y escuelas a intentar compaginarlo. Pero hay que intentar por todos los medios poder hacerlo porque si ya es complicado para la gente joven encontrar trabajo, gente cualificada, imagínate que acabas tu carrera deportiva y no has estudiado nada, lo tienes muy crudo. Compaginar ambas cosas es difícil, pero es posible y nos aporta mucho porque una vez acabada la carrera deportiva, además de haber sido un deportista de alto nivel estaré igual de formada que una persona de mi edad”, reflexiona Laia.

Una de las necesidades de las que habla es, muy probablemente, que el judo llegue a ser un deporte con mayor apoyo a nivel mediático. “El judo es un deporte que practica mucha gente aunque no lo parezca. Yo tengo un profesor que habla de deportes ‘minorizados’, no deportes minoritarios. Diría que en España hay 110.000 licencias en judo, todos conocemos a alguien que tiene un hijo que hace judo o que ha hecho. Creo que es un deporte que en cuanto a valores debería estar más presente en la sociedad porque es muy positivo por todo, aunque también es cierto que de cara a los medios de comunicación no vende y no tiene representación. Los deportistas tenemos que intentar ser referentes en nuestro ámbito más local y a partir de ahí, cuando la gente se vaya fijando en nosotros, hacerlo más grande”.

Laia Talarn lucha dentro y fuera del tatami - Johan Cruyff Institute

Para dedicarse al judo se necesita una buena dosis de fuerza, agilidad, técnica, flexibilidad e inteligencia, virtudes que también guían a Laia Talarn en su día a día, una rutina agotadora que transcurre entre el tatami, el gimnasio y las clases. “Los deportistas de alto nivel del mismo modo que buscamos la excelencia en el deporte intentamos buscarla en muchos ámbitos de nuestra vida y, al final, lo que intentamos es trasladar el estilo de vida del alto rendimiento deportivo al rendimiento personal. Sí que lo que hacemos, intentamos hacerlo lo mejor que sabemos, esforzándonos al máximo para conseguirlo, y sabemos que las cosas están en nuestras manos. Igual que sé que puedo esforzarme por estar en unos Juegos Olímpicos, me puedo esforzar por conseguir el título de este Máster”.

Imágenes de vídeo cedidas por La Xarxa TV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The Magazine