Sinan Güler: continuando un legado familiar en el baloncesto

junio 19, 2024

Sinan Güler - continuando un legado familiar en el baloncesto - Johan Cruyff Institute

Sinan Güler, leyenda del baloncesto turco, estudió gestión deportiva en Johan Cruyff Institute Ámsterdam y, siguiendo con el legado baloncestístico de su familia, se dedica a transmitir los valores fundamentales del deporte y a guiar a los jóvenes talentos hacia el éxito

El baloncesto corre por las venas de Sinan Güler. Como miembro de la célebre familia Güler, que constituye un verdadero legado en el baloncesto turco, Sinan ha realizado importantes contribuciones al deporte nacional. Su padre, Necati Güler, fue una estrella del baloncesto en Turquía, mientras que su madre, Fatma Nilgün, y su hermano, Muratcan Güler, también han tenido destacadas carreras en este deporte. La trayectoria de Sinan abarca múltiples roles en diversos equipos, tanto nacionales como internacionales. Fue capitán del Galatasaray durante su exitosa campaña en la Eurocopa en 2016 y formó parte de los “12 Gigantes“, el equipo que ganó la medalla de plata en el Campeonato Mundial de Baloncesto FIBA 2010.

Después del Mundial de 2010, Sinan cofundó Güler Legacy, una plataforma que utiliza los valores y habilidades del baloncesto para educar y desarrollar talentos. Más allá de la cancha, Sinan es un emprendedor social comprometido con impactar positivamente en la vida de los jóvenes deportistas. En 2023, tras concluir su carrera en el baloncesto, se matriculó en el Johan Cruyff Institute de Ámsterdam para estudiar gestión deportiva. Aprovechando su profundo conocimiento del juego y su vasta experiencia en la industria deportiva, se dedica a desarrollar nuevos proyectos, especialmente relacionados con el baloncesto. En esta entrevista, Sinan Güler comparte su inspirador viaje y su visión para el futuro del deporte.

¿Cómo fue crecer en una familia tan arraigada en el baloncesto?

Me siento muy afortunado. Mi padre aún jugaba baloncesto cuando nací, y cuando mi hermano mayor se involucró en el deporte, me resultó muy natural seguir el mismo camino. El baloncesto siempre ha sido una parte fundamental de mi vida, aunque, cuando era joven, también enfrenté algunos obstáculos. Los aficionados tenían diferentes opiniones sobre cómo abordábamos el juego y el papel de nuestra familia en él, lo cual a veces era difícil de manejar. Además, ser el hijo de mi padre implicaba muchas expectativas. Mi hermano era considerado más talentoso y disciplinado, ya destacaba en los programas juveniles mientras que yo me desarrollé más tarde. Seguir sus pasos siempre fue un desafío. Por eso, ir a Estados Unidos y jugar baloncesto universitario allí me permitió descubrir quién era y demostrar mis capacidades.

“El baloncesto siempre ha sido una parte fundamental de mi vida, aunque, cuando era joven, también enfrenté algunos obstáculos. Necesitaba establecerme en mis propios términos”

¿Necesitabas tomar distancia para forjar tu propia identidad?

Definitivamente. Necesitaba establecerme en mis propios términos. Estar en un entorno donde nadie me conocía, ni a mi familia, me permitió empezar a creer en la persona que podía ser. Al principio me sentí incómodo, pero al final eso me permitió ser yo mismo, sin ideas preconcebidas.

Sinan Güler - continuando un legado familiar en el baloncesto - Johan Cruyff Institute

De izquierda a derecha: Muratcan, Necati y Sinan Güler, tres leyendas del baloncesto de la misma familia, en un campamento de verano de Güler Legacy.

¿Qué aprendiste de ese tiempo en los Estados Unidos?

Gané mucho enfoque porque estaba decidido a convertirme en un jugador de baloncesto profesional. La exposición a diferentes culturas y niveles de competencia me ayudó a formarme como jugador. Además, valoro mucho mi educación universitaria y la oportunidad de mejorar mis habilidades lingüísticas. Centrarme solo en el baloncesto, o en el deporte en general, puede ser una limitación para desarrollar tus capacidades profesionales. Las carreras deportivas suelen ser breves, por eso siempre consideré la formación como una especie de red de seguridad. Ese doble enfoque siempre ha sido importante para mí, y aprender y desarrollarme lo sigue siendo. Por eso decidí estudiar en Johan Cruyff Institute.

“El doble enfoque siempre ha sido importante para mí, y aprender y desarrollarme lo sigue siendo. Por eso decidí estudiar en Johan Cruyff Institute”

¿Cómo retomaste la relación con tu familia cuando regresaste de los Estados Unidos?

Antes de irme, me sentía como un punto en una línea entre mi hermano y mi padre, por así decirlo. Pero después de regresar, sentí que formé un triángulo con ellos, donde todos nos apoyamos, aprendemos y nos fortalecemos mutuamente. Todos tenemos nuestras propias contribuciones al deporte; mi padre aporta pasión, mi hermano estructura y disciplina, y yo añado creatividad e imaginación. Ahora, compartimos este equilibrio a través de nuestra propia organización deportiva, Güler Legacy, que combina nuestros enfoques para enriquecer las experiencias de otros.

Después de regresar de los Estados Unidos, jugaste un papel significativo en el baloncesto. ¿Cómo fue ser parte de los famosos “12 Dev Adam”, los 12 Gigantes?

Sinan Güler - continuando un legado familiar en el baloncesto - Johan Cruyff Institute

Me gradué en 2006 y luego jugué profesionalmente en el baloncesto turco hasta 2022. Jugué para el equipo nacional durante unos 10 años y con equipos turcos gané competiciones europeas. Ganar esos títulos fue realmente impresionante. Me dió reconocimiento, un lugar en el equipo nacional, y fui capitán tanto del equipo nacional como de equipos de clubes. Pero aunque ponerse la camiseta y lograr el éxito es importante, no es todo lo que busco como individuo. A lo largo de mi carrera en el baloncesto, me di cuenta de que el crecimiento personal y las experiencias eran lo que más me importaba. Así que estoy eternamente agradecido por haber sido parte de esos momentos clave en la historia del baloncesto turco. Ahora, el hecho de formarme en Johan Cruyff Institute, estudiando gestión deportiva en Ámsterdam y añadiendo nuevas experiencias, cierra el círculo para mí.

“A lo largo de mi carrera en el baloncesto, me di cuenta de que el crecimiento personal y las experiencias eran lo que más me importaba. Así que estoy eternamente agradecido por haber sido parte de esos momentos clave en la historia del baloncesto turco, y ahora, a el hecho de formarme en Johan Cruyff Institute”

¿Cómo fue tu camino para llegar Ámsterdam a estudiar el programa de Gestión Deportiva en Johan Cruyff Institute?

¡Eso fue un viaje en sí mismo! Estaba en una fase de transición después de mi retiro del baloncesto. El cambio significó dejar las responsabilidades con mis compañeros de equipo, los horarios de entrenamiento y las prácticas rigurosas, y enfocarme en lo que hay más allá de la cancha. A pesar de mis emprendimientos, me sentía improductivo y buscaba oportunidades de aprendizaje. Además, mi esposa y yo estábamos buscando un entorno educativo diferente para nuestra hija de cinco años. Tenemos familia en Ámsterdam y cuando buscaba en internet programas de gestión deportiva allí, Johan Cruyff Institute era el más destacado. Ámsterdam tiene buenas conexiones con Estambul y el resto de Europa, y Johan Cruyff Institute me ofreció la oportunidad de sumergirme en la industria deportiva en general. La combinación de educación en Barcelona y Ámsterdam presentó un camino claro y atractivo para mi crecimiento profesional y networking.

¿Qué ganaste del programa de gestión deportiva?

Entrar en este programa me ha sacado mucho de mi zona de confort. No se trata solo de comprender el funcionamiento de la industria deportiva global y los entornos centrados en el fútbol, sino también de hacer la transición desde mi carrera de 18 años en el baloncesto, donde era un veterano y líder. Ahora estoy entre compañeros, muchos más jóvenes y menos experimentados, pero nuestra formación académica nos pone a todos en igualdad de condiciones. Eso es positivo, porque te hace susceptible a nuevas experiencias de aprendizaje. En esta nueva etapa de mi vida, estoy ansioso por abrazar estos nuevos desafíos, que me permiten redescubrir mis atributos personales y aplicarlos en apoyar a quienes me rodean.

“Participar en el programa de gestión deportiva de Johan Cruyff Institute ha sido una experiencia profunda. Reforzó mi idea de que aprender no es suficiente, también debemos actuar”
Sinan Güler - continuando un legado familiar en el baloncesto - Johan Cruyff Institute

Sinan Güler con compañeros del máster en la ceremonia de graduación.

Pero ya estabas trabajando como emprendedor, ¿verdad? ¿Cómo te ha influido el programa a pesar de tu experiencia?

Sí, he sido emprendedor durante un tiempo, pero el aprendizaje nunca se detiene. Participar en el programa de gestión deportiva del Johan Cruyff Institute ha sido una experiencia profunda. Reforzó mi idea de que aprender no es suficiente, también debemos actuar. Por eso, el programa nos impulsó a hacer tangible lo que aprendemos. Terminé el Proyecto Final de Máster con mis tres compañeros de equipo, todos menores de 25 años. A pesar de nuestra diferencia de edad, no era un líder ni un entrenador; como su compañero, compartíamos nuestras experiencias al mismo nivel. Me encantan estas dinámicas, estar abierto a nuevos aprendizajes e ideas. Integramos las ideas de nuestros profesores e inspiraciones de Johan Cruyff en la construcción de una comunidad de apoyo para aspirantes a profesionales de la industria deportiva. Esta iniciativa busca fomentar un entorno colaborativo donde no se sientan aislados, sino que crezcan juntos. Así, nuestros esfuerzos tienen como objetivo beneficiar a los participantes, proporcionándoles un sistema de apoyo.

“Compartíamos nuestras experiencias al mismo nivel. Me encantan estas dinámicas, estar abierto a nuevos aprendizajes e ideas”

Además, en Ámsterdam pude ampliar mi red de contactos con deportistas y profesionales. Este networking me ayuda a entender cómo crear oportunidades, aprendiendo de los ecosistemas deportivos holandeses y turcos.

¿Puedes contarnos en qué consiste el proyecto Güler Legacy?

Con mi padre y mi hermano comenzamos Güler Legacy después del Mundial de 2010, donde fui parte del equipo que ganó la medalla de plata. Es una empresa social que busca romper barreras como la raza y el estatus económico. Organizamos campamentos de verano para deportistas jóvenes. Hasta ahora, hemos recibido atletas de 60 ciudades diferentes en Turquía y de 12 países distintos. La idea de cada campamento es reunir a todos en un entorno cuyo objetivo principal es disfrutar del juego a través del lenguaje universal del baloncesto. Hay deportistas de todas las edades, pero es especialmente beneficioso para los más jóvenes, quienes encuentran un entorno que les enseña no solo a mejorar sus habilidades de baloncesto, sino también valores y lecciones de vida.

“Los campamentos de verano de Güler Legacy ofrecen un entorno que les enseña no solo a mejorar sus habilidades de baloncesto, sino también valores y lecciones de vida”

Además, ofrecemos nuestros servicios a corporaciones para promover el trabajo en equipo y aplicar los valores del baloncesto en el mundo empresarial. Por ejemplo, ayudamos a los empleados a convertirse en mejores compañeros de equipo. En resumen, brindamos un servicio completo para cualquier interesado en aprender y disfrutar de este hermoso deporte que es el baloncesto.

Mencionaste que eres la persona más imaginativa de tu familia. ¿Puedes elaborar sobre ese papel?

Mi hermano y yo asistimos a campamentos de verano en los Estados Unidos, lo que nos dió un modelo para los campamentos de verano que organizamos ahora. Dentro de Güler Legacy, buscamos un equilibrio. Dada la difícil situación económica de Turquía, mantener un negocio requiere una mano firme, en lo que mi hermano sobresale. Él es el director principal de la empresa. Mi curiosidad me impulsa a explorar nuevas oportunidades, a probarlas y ver si tienen éxito o fracasan. Este enfoque fue particularmente beneficioso en nuestros primeros años, cuando estábamos innovando y expandiéndonos. Esta dinámica nos permite manejar varios aspectos de manera efectiva. Somos afortunados: desde la fundación de la empresa, en 2011, no hemos necesitado inversión externa.

¿Puedes darnos un ejemplo de una asociación corporativa de tu empresa?

Actualmente estamos en asociación con Enerjisa Üretim, el mayor productor de energía verde de Turquía. Aunque también producen energía convencional, su enfoque en la energía verde se alinea bien con nuestros valores. En colaboración con ellos, organizamos torneos anuales de baloncesto 3×3 en una de sus principales plantas de energía. Este evento reúne a 64 equipos de la empresa, promoviendo el trabajo en equipo y la construcción de equipo.

Además, trabajamos juntos para renovar las canchas de baloncesto en las regiones donde operan. Esta iniciativa no solo mejora las instalaciones deportivas locales, sino que también fomenta la actividad física en la comunidad. También realizamos sesiones de entrenamiento de baloncesto para niños en estas áreas, enseñando habilidades fundamentales de baloncesto y valores importantes como el trabajo en equipo y la perseverancia. A través de estas iniciativas, ayudamos a Enerjisa Üretim a fomentar el compromiso con sus empleados e impactar positivamente a las comunidades locales.

Eso recuerda a los Cruyff Courts de la Fundación Johan Cruyff…

Sin duda. No es sorprendente que haya un paralelo con el hermoso legado de Johan Cruyff. Él es una enorme inspiración para mí, tanto como deportista como en sus iniciativas fuera del campo de juego. Creo que tanto la Fundación Johan Cruyff como Güler Legacy utilizan el deporte como un lenguaje universal que trasciende las barreras y conecta a las personas de manera diversa y significativa.

En Johan Cruyff Institute estamos continuando con el legado de Johan Cruyff. ¿Cómo percibes tu propio legado? ¿Está estrechamente conectado contigo y tu familia, o Güler Legacy se ha convertido en una marca por derecho propio?

En este momento, está muy vinculado a nosotros personalmente. Aún no hemos construido algo que se mantenga por sí solo. Durante los campamentos de verano, estamos allí con los niños la mayoría de los días, como una familia. Durante los primeros seis o siete años, estuve en el campamento a tiempo completo. Más tarde, con compromisos familiares y una hija, tuve que encontrar un equilibrio. Pero esos campamentos también se sienten como vacaciones de verano: pasar tiempo con los niños y compartir experiencias es muy gratificante. Dicho esto, nuestro objetivo es expandir nuestra historia a través de embajadores, que puedan compartir sus propias experiencias y lo que han aprendido de nosotros. Esto incluye entrenadores, árbitros y psicólogos deportivos, que crecieron dentro de nuestro sistema y ahora comparten sus historias.

Sinan Güler - continuando un legado familiar en el baloncesto - Johan Cruyff Institute

Sinan Güler traduce las lecciones y experiencias de la cancha en un lenguaje que resuene bien en el mundo educativo y empresarial.

Fuiste capitán de equipo cuando jugabas al baloncesto. ¿Esa experiencia te ayuda a asumir roles de liderazgo fuera del baloncesto, o es diferente?

Esa experiencia ciertamente ha influido en mi enfoque de liderazgo fuera de la cancha. Las habilidades para conectar con las personas y construir relaciones también han sido útiles para liderar organizaciones. Al envejecer un poco, cambié de un estilo de liderazgo “liderar con el ejemplo” en la cancha a un estilo más comunicativo, que me gusta mucho. Ahora soy más un narrador, traduciendo las lecciones y experiencias de la cancha en un lenguaje que resuene bien en el mundo educativo y empresarial. Esta no fue una transición directa. Algunas habilidades, como los idiomas y conectar ideas dispares, han sido muy útiles, pero en el contexto empresarial requieren adaptación. Así que, aunque el contexto difiere, los atributos centrales que me hicieron capitán en el baloncesto también me funcionan.

“Ahora soy más un narrador, traduciendo las lecciones y experiencias de la cancha en un lenguaje que resuene bien en el mundo educativo y empresarial”

¿Hasta qué punto notas el impacto de ser un reconocido jugador de baloncesto en tus proyectos actuales?

Cuando estoy en Turquía, definitivamente siento el impacto que trae mi carrera en el baloncesto. Durante mi carrera, tensé algunas relaciones con los fanáticos cuando cambié de un equipo a otro rival. En ese momento la respuesta de los aficionados fue intensa. Pero siempre me sentí más conectado con el deporte del baloncesto en sí que con un club en particular. Evité identificarme únicamente como jugador de club por encima de ser un jugador de baloncesto.

Ahora que estás en Ámsterdam, ¿planeas llevar tus proyectos también a nivel internacional?

La mayoría de nuestros proyectos se desarrollan en Turquía. Sin embargo, a partir de mis estudios en Johan Cruyff Institute comencé a establecer relaciones con empresas en Países Bajos también. Específicamente, estamos en conversaciones cercanas con unidades de baloncesto 3×3, porque el baloncesto 3×3 se alinea bien con nuestra visión.

El baloncesto 3×3 está ganando popularidad. ¿Puedes contarnos un poco más al respecto?

El baloncesto 3×3 es una mezcla de baloncesto callejero y el tradicional 5×5. Como deporte olímpico, ofrece una oportunidad fantástica para que los deportistas que pueden no llegar a entrar en el formato 5×5 puedan construir una carrera. Requiere un conjunto de habilidades y fortalezas diferentes y es de ritmo rápido. A diferencia de un juego regular de 5×5, donde no jugarías un segundo juego en un día, en 3×3, a menudo juegas dos o tres juegos. Este formato fomenta una fuerte conexión con la audiencia y otros participantes, enseñando los valores del juego a un ritmo más rápido. Es un espacio más pequeño con dinámicas únicas, lo que lo hace increíblemente disfrutable.

“Si tuviera una varita mágica, y creo que Johan Cruyff estaría de acuerdo, haría que todos los deportes de la Categoría Sub-14 ofrecieran baloncesto 3×3, o un deporte a menor escala, para ofrecer a los jugadores jóvenes más oportunidades de probar y aprender”

Si tuviera una varita mágica, y creo que Johan Cruyff estaría de acuerdo, haría que todos los deportes de la Categoría Sub-14 ofrecieran baloncesto 3×3, o un deporte a menor escala. De esta forma, los jugadores jóvenes tendrían más oportunidades de probar y aprender. En mi opinión, sería lo ideal para el desarrollo juvenil.

Es muy atractivo y está en constante evolución como deporte urbano. Conecta diferentes deportes y culturas. En los Países Bajos, por ejemplo, 3×3 Unites ha combinado con éxito breakdance y baloncesto 3×3 en eventos individuales. construir una comunidad en torno a estas actividades. Los Juegos Olímpicos de París de este verano contarán con un campus urbano bajo la Torre Eiffel, que albergará juntos breakdance, skateboard y baloncesto 3×3. Esta configuración le permite crear un centro cultural vibrante en el centro de la ciudad sin afectar significativamente el entorno circundante.

¿Cómo te involucras exactamente en el baloncesto 3×3?

Estoy explorando formas de aprovechar mi experiencia y los conocimientos de iniciativas como 3×3 Unites, para crear una relación mutuamente beneficiosa. En este momento, estamos en la etapa de la idea, descubriendo iniciativas potenciales. A medida que avancemos, espero que podamos intensificar estas conversaciones y crear algo tangible.

También estás interesado en deportes y tecnología. ¿Cómo te involucraste en estas áreas y qué papel juegan en tus ambiciones?

La posibilidad de compartir experiencias con las nuevas generaciones comenzó en la cancha de baloncesto, pero se extiende mucho más allá. Participo en mentorías, ayudando a jóvenes emprendedores a hacer crecer sus empresas. Mi primera experiencia en el mundo emprendedor comenzó con una startup fallida, en la que invertí en 2012. Esa experiencia me enseñó mucho sobre inversión e innovación en distintos sectores. Desde 2018 me he involucrado cada vez más en la industria deportiva, observando su transformación digital a escala global. He notado que Turquía está un poco rezagada en esta área. Me gustaría ser parte de esa transformación, impulsar el cambio digital en Turquía. De hecho, una de las razones por la que decidí venir a estudiar a Países Bajos es que es un lugar excelente para construir un fondo para apoyar a startups en la UE y a nivel mundial.

Confío que Johan Cruyff Institute pueda ofrecerte una red útil…

Efectivamente, Johan Cruyff Institute ofrece una red inmensamente útil, en la que puedo conectar con personas con los mismos intereses.

Y como última pregunta, ¿qué vislumbras para el futuro?

Nos mudamos a Ámsterdam como familia en octubre, así que los últimos meses fueron para asentarse, resolver cosas y gestionar compromisos. En los meses de verano que vendrán me gustaría disfrutar de la ciudad con mi familia, mientras pongo en marcha proyectos en los que he estado trabajando. Estoy muy entusiasmado por construir relaciones que vayan más allá de las aulas, para aprovechar la red que cultivé en el último tiempo. Es hora de aplicar las habilidades que he aprendido y mejorar esas conexiones.

El legado académico de Johan Cruyff

Cruyff Education

Nuestra misión en Johan Cruyff Institute es formar a deportistas, gestores del deporte y otros profesionales para ser Líderes en Gestión Deportiva. Lo hacemos a través de nuestra red educativa internacional, compuesta por Johan Cruyff Institute (formación superior ejecutiva), Johan Cruyff Academy (formación de grado) y Johan Cruyff College (formación profesional). Más de 10.000 estudiantes se han formado en Gestión Deportiva, Marketing Deportivo y Patrocinio, Administración del Fútbol y Coaching y Liderazgo, en modalidad presencial, semipresencial y online.

Más información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The Magazine