Futbolistas: De anfitriones a intrusos

Futbolistas: De anfitriones a intrusos

Johan Cruyff Institute reúne a Jorge Valdano, Roberto Martínez y Vítor Baía para debatir sobre cómo se encaja el cambio de rol en el mundo del fútbol: de estrellas y anfitriones en el terreno de juego a intrusos en un entorno laboral al que llegan pasados los 35

“Si somos realistas, dentro del fútbol profesional, hay dos cosas que tienen muy poca importancia: el futuro del futbolista y el exfutbolista”. Jorge Valdano no se anda con rodeos a la hora de analizar la realidad de los grandes protagonistas de la industria del fútbol. Tampoco culpa a nadie de ello. El argentino reconoce que, los primeros que deben reflexionar y buscar nuevos alicientes cuando su carrera llega a su fin son los propios jugadores. Eso sí, partiendo de la base que “no van a encontrar nada tan apasionante como vivir de un juego, como el haber prolongado su infancia, un privilegio que sólo tienen los futbolistas”.

Jorge Valdano fue, de los tres exjugadores que Johan Cruyff Institute sentó en el escenario del World Football Summit, el que topó primero con la realidad del ‘día después’.  Vítor Baía lo hizo un poco más tarde y Roberto Martínez sigue todavía en activo como seleccionador, aunque le llegará el momento. Tres opiniones de peso, tres experiencias distintas, perspectivas diferentes cuando se trata de debatir sobre el panorama que debe afrontar un futbolista cuando, tarde o temprano, tiene que empezar a pensar en colgar las botas.

Johan Cruyff Institute aprovechó el escenario y altavoz del World Football Summit de Madrid para poner sobre la mesa la importancia de la formación para un colectivo que podría, con las herramientas necesarias, beneficiarse de toda una experiencia de vida y acabar liderando las instituciones deportivas. ¿Cuál es y cuál debería ser el papel de la formación durante los años en activo? ¿Qué pueden aportar los futbolistas a la industria una vez retirados? ¿Precisamente por sus años de experiencia como actores principales son los que más entienden del negocio? ¿Tienen una sensibilidad especial para detectar lo que necesita el negocio del fútbol de sus gestores y dirigentes? ¿Sobre quién debería recaer la responsabilidad de que se formen para estar preparados para ese día de mañana?

Jorge Valdano, Vítor Baía y Roberto Martínez tuvieron la palabra.

Jorge ValdanoJORGE VALDANO

Analista de fútbol y consultor empresarial

Jorge Valdano es uno de los rostros más conocidos del fútbol internacional, con una vida dedicada enteramente al deporte rey en todas sus facetas: como jugador, entrenador, directivo y, actualmente, como consultor empresarial, comentarista en prestigiosos medios de comunicación y ponente.

Argentino de nacimiento y español de adopción, Jorge Valdano debutó en el Newell’s Old Boys de Rosario con sólo 18 años y su talento pronto le llevó a cruzar el charco y consolidarse como jugador en el fútbol europeo. Militó en el Alavés, Real Zaragoza y Real Madrid, con quien ganó dos Ligas, 1 Copa y 2 Copas de la UEFA. Se retiró en 1987 tras proclamarse campeón del mundo con Argentina en el Mundial del 86, y jugar 228 partidos en la Primera División española, con un total de 86 goles.

Su trayectoria como entrenador y directivo no fue menos brillante. Debutó en el banquillo del Club Deportivo Tenerife en 1992, y dos años más tarde, se unió al Real Madrid para ganar la Liga y llevar al primer equipo a jugadores que serían más tarde figuras emblemáticas para el club como Raúl González o Guti. El Valencia CF fue su última aventura como entrenador, antes de volver definitivamente al Real Madrid para iniciar su carrera en los despachos. Jorge Valdano ocupó el cargo de Director Deportivo entre 1999-2003 y de Director General del 2009-2011 y fue uno de los hombres claves en la construcción del conocido como el equipo ‘Galáctico’. Sus últimos títulos han sido con el equipo blanco: 1 Liga como jugador; y 2 Ligas, 1 Supercopa, 1 Copa del Rey, 1 Champions League, 1 Copa Intercontinental y 1 Supercopa de Europa.

Roberto MartínezROBERTO MARTINEZ

Seleccionador nacional de Bélgica.

Roberto Martínez es un hombre de retos acostumbrado a dejar huella ahí por donde pasa. Se formó como futbolista en las categorías inferiores del Balaguer, el club de su ciudad natal, pero con sólo 21 años decidió traspasar fronteras y echar raíces en el fútbol inglés.

Sus 21 años en Inglaterra, primero como jugador del Wigan, Motherwell y Chester City, y posteriormente como entrenador del Swansea, Wigan y Everton, le dieron un gran reconocimiento a nivel internacional y le valieron el apodo de ‘Bob’. Roberto Martínez se convirtió en el tercer entrenador español en dirigir a un equipo de la Premiere League. Fue con el Wigan, con el que logró la salvación durante tres temporadas consecutivas y convirtió en campeón de la FA Cup, algo impensable para un club de sus características. Roberto Martínez dirigió 265 partidos consecutivos como manager en la Premiere League.

La selección de Bélgica puso el destino en sus manos y el técnico no defraudó: logró primero su clasificación para el Mundial de Fútbol 2018 y, ya en Rusia, volvió a dar la campanada. Bélgica consiguió la mejor clasificación de su historia en un Mundial, la medalla de bronce, tras caer por la mínima ante Francia (1-0).

Vítor BaíaVíTOR BAÍA

Ex jugador de fútbol.

Vítor Baía es Licenciado en Gestión de Deporte. Es Fundador y Presidente del Consejo de Administración de la Fundación Vítor Baía , una Institución Particular de Solidaridad Social que se dedica al apoyo a niños y jóvenes y director del Proyecto 1, la escuela de porteros de la Federación Portuguesa de Fútbol. Fue el Director de Relaciones Internacionales del FC Oporto de 2008 a 2011. Es un ex-jugador de alta competición, jugó como portero en clubes como el FC Oporto y FC Barcelona, además de la Selección Nacional portuguesa, y uno de los jugadores de fútbol con más títulos en todo el mundo. También es colaborador asiduo de diversos medios de comunicación en asuntos relacionados con el área deportiva. Además, es autor y coautor de dos libros: “Vítor Baía – La Autobiografía” y “Vítor Baía y Amigos- Cuentan Historias para niños”.

A DEBATE

El momento de la retirada y los beneficios de la formación:

Jorge Valdano:

“El futbolista se encuentra con dos grandísimos impactos: uno, cuando a través del fútbol se encuentra con la fama, con el dinero grande, con la enorme exigencia de desafiar a 100.000 personas en un campo y a millones por televisión; y el segundo gran impacto es cuando tiene que abandonar todo eso siendo muy, muy joven. Creo que tendemos a subestimar al futbolista. Cuando deja de jugar al fútbol entendemos que no está lo suficientemente dotado para comenzar otra actividad, para reinventarse. Sin embargo, el fútbol enseña mucho, pero no desde el profesionalismo, el fútbol enseña mucho desde que uno empieza a jugar en un parque, empieza a entender que hay que respetar nociones básicas de solidaridad, de reparto de roles, que hay que hacer un determinado esfuerzo para conseguir metas, y ya el profesionalismo lleva eso al último grado. Y a los 30 y pocos años, tiene que descubrir un mundo para el que no tiene respuesta psicológica. El deportista se ha defendido durante toda su vida desde el talento físico. O sea, cuando uno es profesional al máximo nivel, durante mucho tiempo ni siquiera sabe sacar una tarjeta de embarque porque siempre hay alguien que te la saca por ti, que hace el trámite por ti en el hotel, que hasta te elige la ropa con la que te tienes que vestir. Cuando termina la carrera, uno está armado económicamente, si juega a un determinado nivel, sobre todo en estos momentos, pero hay que desafiar una nueva realidad. Entre otras, la de sentirse un poco intruso, incluso dentro de tu familia, porque durante un montón de tiempo eras más un padre ausente que un padre presente, por los continuos viajes, y de pronto uno se encuentra en casa como si fuera un hombre extraño”.

Vítor Baía:

“Nosotros los jugadores tenemos una protección casi de cristal y somos tratados, naturalmente, con mucho cariño; no tenemos que hacer absolutamente nada, excepto poner toda nuestra concentración en entrenar y jugar. Pero llega un momento en que ese cristal se rompe y no estamos preparados para enfrentarnos a un mundo muy competitivo fuera del fútbol. Yo particularmente he tenido un año para prepararme, porque estaba en un club que se preocupaba por eso, y durante un año me preparé, porque sabía que esa vida iba a terminar, y me inscribí en la facultad, siendo director de relaciones internacionales del Oporto. Fui a la universidad veinte años después porque sentí la necesidad; fue una decisión mía, no me lo facilitó nadie. En la Universidad pude prepararme y fue muy importante para mí”.

Roberto Martínez:

“Creo que es una gran contradicción y un problema inevitable. Yo salí de España muy jovencito, a los 21 años, y llevo 21 años en el Reino Unido, y he visto que hay jugadores que necesitan en el último año de su carrera un poco de ayuda para encontrar un estímulo, para buscar otra nueva pasión en su vida. Yo he visto muchísimos jugadores, especialmente en la liga inglesa, que el día que se retiran, una parte de ellos muere. Y eso es muy triste y a la vez muy peligroso. Hay instituciones, como la AFE en España, o la PFA en el Reino Unido, que hacen un gran trabajo para darle a jugadores mayores de 30 años la oportunidad de probar cosas. Pueden ser estudios, puede ser una carrera en otros ámbitos… Retirarse a los 65 años es natural, pero a los 30 años puede ser una catástrofe”.

Las carencias del sistema:

Jorge Valdano:

“Si somos realistas, dentro del fútbol profesional hay dos cosas que tienen muy poca importancia: el futuro del futbolista y el exfutbolista. Concentramos toda la atención en el rendimiento del futbolista. La vida después del fútbol es como si fuera un tema tabú. Le tenemos tanto terror a ese precipicio que no hablamos de ello, y antes de encarar un problema conviene reconocer el problema. Lo que pasa es que aquello que haces es tan apasionante, es tan difícil de suplantar por otra cosa, que se te hace imposible traspasar esa frontera y ponerte en el lugar que tú mismo vas a ocupar dentro de poco tiempo. Ese es otro de los problemas que acompañan al futbolista profesional”.

Vítor Baía:

“Sobre la formación de los niños, yo pienso que aquí hay un tema muy importante, que son los padres y la gestión de las expectativas. No se puede generalizar, pero hay padres que invierten en sus hijos porque piensan que van a ser jugadores de fútbol y eso es terrible porque después ni tienen una carrera académica, ni todos pueden tener una carrera futbolística. Los entrenadores y directores técnicos tienen el problema de gestionar a los padres y esa exigencia sobre sus hijos, que siendo muy jóvenes se ven en la tesitura de elegir entre el fútbol y la escuela”.

¿Quién tiene más presión, el jugador o el directivo?

Vítor Baía:

“Es más fácil dentro del campo, porque ahí tenemos el control de la situación.  Formamos parte de un equipo que está bien organizado, que está bien estructurado y que tiene un objetivo. En el despacho dependemos de si el balón entra o no entra, o de si los jugadores ofrecen el nivel deseado. Tenemos la responsabilidad de escoger bien, o sea de encontrar los jugadores correctos o el entrenador que nos dé las garantías de poder hacer un excelente trabajo. La presión está fuera del campo; dentro está todo controlado”.

Roberto Martínez:

“Yo creo que la presión viene de uno mismo, da igual lo que hagas, es la presión que te pongas tú. Yo creo que el futbolista cuando se ve capaz, el campo es su zona de alegría, donde puede despejarse de todo. Y yo creo que es lo mismo si estás en un despacho y eres muy bueno haciendo los fichajes y pudiendo desarrollar gente joven. Si eres muy bueno en algo, te encuentras bien”.

El futuro

Vítor Baía:

“Hay un día en que la luz se apaga y te encuentras que no estás mínimamente preparado y te sientes nervioso. Tengo compañeros míos que han entrado en depresión porque no saben lo que pueden hacer. La cantidad de cosas que un exjugador puede hacer es grande, y hay que aprovecharlo, y por encima de todo, hay que explicarlo. Eso es lo que falta, alguien que tenga un plan, alguien que tenga algo organizado y explique lo que puede hacer después de dejar de jugar para tranquilizar, porque ser exjugador no nos da el derecho a tener un alto cargo, hay que luchar por él. Es lo que he dicho anteriormente, es la competitividad. No porque seamos jugadores de élite tenemos que acabar como presidentes de un club. Hay que luchar por eso. Ese es el objetivo final, pero hay una escalera que subir”.

Jorge Valdano:

“El futuro tiene que empezar en la formación. Ser futbolista no te da derecho a ser entrenador, porque son profesiones distintas, significa ver el fútbol desde otro lugar. Si yo tuviera que dar un consejo a un futbolista para el día después, es que tenga sus horas ocupadas en algo que le resulte agradable. Que salga de su casa, que emprenda una actividad, en algo que le resulte mínimamente agradable. En la seguridad, hay que decirlo, de que no va a encontrar nunca algo tan apasionante como vivir de un juego, que es prolongar la infancia, un privilegio que solo tienen los futbolistas”.

Posibles salidas profesionales

Vítor Baía:

“Tenemos dos salidas: o nos dirigimos hacia el área técnica o hacia la dirección deportiva. Son dos caminos y en cada uno hay mucho que explorar. Pero volvemos otra vez al principio, debe haber una preparación, saber cómo hablar en público, saber varios idiomas, cómo gestionar tu imagen… Yo particularmente, en 2004, creé una fundación porque sentía una necesidad de aportar algo a nivel social y cultural para los más necesitados, niños y jóvenes”.

Roberto Martínez:

“Yo siempre les digo a mis jugadores que tienen que tener dos cualidades fuera del terreno de juego: ser curiosos y nunca perezosos. El futbolista entrena dos horas al día y tiene el resto del tiempo para poder invertir en lo que quiera. Puede decidir estudiar, emplear ese tiempo en enriquecerse y para ello no hay que ser perezoso porque para un futbolista es complicado llegar a casa y decidir hacer algo que no sea pensar en el partido del fin de semana. Y hay otro problema que es la barrera cultural. En algunos países está mal visto que un jugador tenga un cargo importante, cuando realmente debería valorarse si está preparado y es bueno. Hay países como Estados Unidos o el Reino Unido donde se empuja al exjugador a que se involucre y desempeñe cargos importantes porque tiene experiencia para ello”.

MÁSTER EN

Administración y Dirección del Fútbol en colaboración con el FC Barcelona

El objetivo principal del Máster en Administración y Dirección del Fútbol en colaboración con el FC Barcelona es el de transferir un conocimiento profundo y actualizado sobre la industria del fútbol. Los estudiantes analizarán las teorías esenciales y casos de estudio más relevantes, permitiéndoles visualizar el comportamiento de la industria futbolística. También tendrán la oportunidad de aprender, interactuar y contribuir a la estrategia empresarial del FC Barcelona.

Inscripciones abiertas

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The Magazine