Inge Dekker recurre al coaching para volver a sentirse como pez en el agua

Inge Dekker recurre al coaching para volver a sentirse como pez en el agua - Johan Cruyff Institute

Inge Dekker, ex campeona de Europa, del mundo y olímpica de natación, explica cómo el coaching le está ayudando en la transición de deportista profesional a directora de su escuela de natación

Antes de que medio mundo se pusiera en marcha, ella llevaba ya dos horas metida en el agua, a diario; cuando sus amigos hacían planes que no podían incluirla, ella repasaba la agenda de su próxima competición; cuando podía descansar, los demás estaban ocupados. Su familia era su equipo y las dimensiones de una piscina, la burbuja en la que vivió sus mejores años como nadadora profesional. Ya hace un año y medio que Inge Dekker, campeona de Europa, del mundo y olímpica, contempla de otro modo todas las medallas conseguidas en sus tiempos más gloriosos. Permanece el orgullo, pero la nostalgia ha desaparecido. Vuelve a estar enfocada a lograr nuevos retos y ha recurrido al coaching para volver a sentirse como pez en el agua.

Inge Dekker recurre al coaching para volver a sentirse como pez en el agua - Johan Cruyff InstituteLa transición no ha sido fácil, pero el Máster en Coaching de Johan Cruyff Institute le está ayudado, entre otras cosas, a descubrir quién es. A sus 33 años. “Sabía quién era cuando era nadadora, pero eso cambió en el momento en que me retiré”, confiesa la holandesa. Ha puesto en marcha su propia escuela de natación con la que quiere nutrir de nuevos talentos a la natación de su país. “Espero contribuir transmitiendo mis conocimientos y desarrollando un método de coaching único”, asegura.

Inge Dekker se sincera en esta entrevista para contar cómo se está adaptando a su nueva vida. Recuperar la seguridad en sí misma fuera del ámbito de la alta competición y saber desenvolverse fuera de su zona de confort eran algunas de sus prioridades.  ¿Lo habrá conseguido?

Campeona de Europa, del Mundo y Olímpica; lo has conseguido todo en la natación. ¿Cómo te sientes fuera de la piscina?

Ahora ya estoy acostumbrada porque hace un año y medio que me retiré. Pero, para serte sincera, es una transición importante. Al principio, echaba de menos tener una meta marcada. En natación, todo está muy claro. Entrenas, te recuperas y por delante tienes una competición importante que afrontar. Todo se resume en eso. Mientras en la vida real, los objetivos no están tan claros y el camino a seguir está menos estructurado. Me llevó un tiempo acostumbrarme a mi nueva vida.

Una persona tan acostumbrada a levantarse a las seis de la mañana durante tantos años y pasar tantas horas en el agua, ¿cómo se prepara para cambiar de rutina y tener otras motivaciones en la vida?

No me importa levantarme pronto porque soy una persona ‘de mañanas’. Ya no me levanto tan pronto, pero tampoco estoy mucho tiempo en la cama. Al principio, es bastante duro buscar la manera de estructurar tu vida. He puesto en marcha una escuela de natación y la mayor parte de los entrenamientos son por la tarde. Toda la preparación, la agenda y trabajar las redes sociales son algunas de las cosas que hago en casa. Cuando empecé, me costaba encontrar un equilibrio entre trabajar en casa y dedicar tiempo para mí, para ver a mis amigos y demás. No estaba acostumbrada a llevar mi propia agenda, pero no me llevó mucho tiempo aprender a hacerlo.

¿Qué era para ti la competición todos estos años, presión, diversión o una forma de vida?

Para mí, la natación fue siempre una diversión, no siempre pero sí la mayor parte del tiempo. En cuanto dejé de disfrutar nadando por un largo periodo de tiempo, supe que era el momento de hacer un cambio. Así que decidí trasladarme y nadar en diferentes sitios, con entrenadores diferentes, y me tomé un tiempo sabático después de Londres’2012. Claro que había presión también y me llevo algunos años aprender a manejarla. Cuando miro hacia atrás y contemplo mi carrera como nadadora, me siento agradecido por haber tenido la oportunidad de nadar al máximo nivel durante tantos años. Ser un deportista profesional te obliga a mejorarte constantemente y no estoy segura de que hubiera llegado a ser quien soy sin mi pasado.

Inge Dekker recurre al coaching para volver a sentirse como pez en el agua - Johan Cruyff Institute

¿Cuál es la lección más importante que quieres transmitir a tus niños de la escuela?

Que lo más importante en la natación –como en todas las cosas de la vida- es divertirse. Si no amas lo que haces, es mucho más difícil que consigas tus objetivos. Por eso, en mi programa de entrenamiento siempre hay algo diferente, algo nuevo o divertido. Espero que mi preparación les enseñe a que hay tiempo para tomarse las cosas en serio, pero también para divertirse, aunque quieras ser campeón olímpico.

Una persona tan conocida como tú, referencia en el mundo del deporte, ¿qué aspectos de su personalidad muestra más frente al grupo del Máster en Coaching: sus fortalezas o sus debilidades?

Creo que muestro más mis fortalezas que mis debilidades. Estoy acostumbrada a no mostrar realmente cómo me siento. No sé si es el resultado de haber tenido que aprenderlo para sobrevivir en la alta competición o si forma parte de mi personalidad.

¿Qué crees que puedes aprender del grupo en el Máster en Coaching?

La mayoría tienen más experiencia en coaching que yo y tienen soluciones prácticas para muchas cosas. Además, son muy abiertos y comparten sus sentimientos. A mí me cuesta abrirme a la gente, pero ahora lo hago más a menudo porque me veo inspirada por los demás. Y no olvidemos que la naturaleza del Máster en Coaching es que, a veces te empujan a salir de tu zona de confort, ¡te guste o no!

¿Cómo te defines como persona y como nadadora? ¿Tienes el mismo carácter dentro y fuera del agua?

Después de tantos años como nadadora profesional, sabía lo que quería y cómo conseguirlo. Tenía mucha confianza en mí misma, quizás demasiada. Fuera del agua, soy más insegura, aunque no siempre lo demuestre.

¿Te reconoces a ti misma en algunos de tus niños cuando empezaste en la natación?

Algunas veces, no siempre. Reconozco ese comportamiento infantil y el amor puro por el deporte. Creo que algunos niños tienen mayores metas de las que yo tenía a su edad. Hoy en día, es mucho más fácil saberlo todo de la natación. Cuando era pequeña, ni siquiera sabía que había competiciones internacionales, campeonatos europeos junior o rankings en los que podías comparar tus marcas con las de tus compañeros. Competía para superarme a mí misma. Casi todos los niños a los que entreno están al día de casi todo (las marcas, las competiciones, los rankings, las estrellas de la natación, etc). Creo que al tener que lidiar con tanta información, son más maduros de lo que lo era yo a su edad.

¿Qué te hizo decidir por el coaching?

Para mí sería fantástico poder usar mi experiencia, y ahora también los conocimientos y competencias que he aprendido, para ayudar a los nadadores jóvenes a alcanzar su máximo nivel.

¿Qué te motiva en tu día a día como entrenadora?

Ver que los niños son felices en la piscina, como yo lo era, y cómo van progresando.

¿Qué has trasladado de tu propia experiencia como nadadora a tu nuevo rol de entrenadora?

Creo firmemente en un camino personalizado hacia el éxito para cada deportista. El reto es conseguir la mejor manera de entrenar y guiar a alguien. Durante mi carrera, aprendí eso. Lo que me funcionaba cuando tenía 18 años, no me funcionó conforme fui creciendo. Y creo que es así en todo deportista y como entrenador tu trabajo debe ser descubrir lo que necesita cada persona en cada momento.

¿Qué te ha parecido el Máster en Coaching hasta el momento?

Disfruto con el desafío y en la forma en que te ves empujado a profundizar en tu personalizar para descubrir quién eres realmente. Creo que sabía quién era cuando era nadadora, pero eso cambió en el momento en que me retiré. Ahora estoy empezando a ver quién soy fuera de agua. Me gusta mucho la manera en que los profesores nos guían. No es muy convencional, pero me gusta no saber lo que te espera.

¿Qué has descubierto sobre ti misma que no sabías hasta ahora?

He descubierto que yo me veo de una manera muy distinta a la que me ven los demás. Sé que, en el mundo de la natación, la gente me ve como una autoridad, simplemente por lo que he conseguido. Ahora me doy cuenta de que en el ‘mundo real’ no tengo que ser insegura sólo por el hecho de no tener experiencia.

¿Cómo ves el futuro de la natación en Holanda y qué crees que puedes aportar?

Espero contribuir transmitiendo mis conocimientos y desarrollando un método de coaching único. Me gustaría compaginar el trabajo de entrenadora con el de coach. A la natación holandesa le espera un futuro brillante porque siempre hemos tenido grandes talentos. Espero trabajar con ellos y ayudarles a que cumplan sus metas.

MÁSTER EN

Coaching

Los antecedentes personales de cada participante son la base para un mayor desarrollo y una mejor comprensión de uno mismo como entrenador y/o gestor. El principio de este Máster en Coaching es que después apliques todo este conocimiento en el asesoramiento de los demás. Un coach personal le guiará en el proceso de realización de los objetivos personales para convertirse en un mejor entrenador, director y/o persona.

Inscripciones abiertas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The Magazine