Jugadora de élite y coach a tiempos iguales

Top level player and coach in equal amounts - Johan Cruyff Institute

La joven Senna Bombach aprende en el Máster en Coaching a desarrollarse personal y profesionalmente: ¿cómo establecer los límites entre ser coach y confidente en un equipo de adolescentes?

Senna Bombach tiene sólo 24 años, pero lleva un tiempo compaginando los roles de jugadora de élite y coach de un equipo de adolescentes. Juega en el primer equipo de hockey hierba de Nijmegen, es la entrenadora del equipo de chicas de categoría Sub-18 y ‘head coach’ de la Hockey Academy. Por si fuera poco, es una habitual en clínics de hockey hierba organizados por colegios de enseñanza primaria.

“Me gusta mucho trabajar con adolescentes. Es increíble su apertura de mente y libertad de espíritu; cuanto más jóvenes son, más honestas también. Además, también me pasa a mí como coach”, dice Senna.

Desde septiembre, está estudiando el Máster en Coaching de Johan Cruyff Institute, unos conocimientos que puede aplicar día a día en su desarrollo como jugadora y como entrenadora. “Está siendo una experiencia muy intensa, emocional, con mucha energía, sorprendente y de gran valor. Soy la más joven de la clase, pero no lo noto. Todos tenemos el mismo objetivo: el desarrollo personal. Todos tenemos nuestras experiencias y conocimientos de los que todos podemos aprender. El feedback con estudiantes-coaches de otras edades hace que el aprendizaje sea aún más enriquecedor”.

Senna reconoce que no es fácil trabajar con chicas de hasta 18 años. “Es una edad complicada porque a esa edad tienen diferentes prioridades, como los chicos o salir de fiesta. También tienen que tomar muchas decisiones. Eso complica el proceso, pero a la vez lo hace interesante porque, además de ayudarles a mejorar como jugadoras de hockey, quiero ayudarlas a crecer como personas”.

Jugadora de élite y coach a tiempos iguales - Johan Cruyff Institute

Y ahí viene cuando hay que tener muy clara esa línea que separa a la entrenadora de la confidente. “Creo que es importante ser accesible para las chicas. Al mismo tiempo, hay que mantener esa línea entre ser cercana e ir demasiado lejos en el plano personal. A veces necesito ser estricta y, otras, soltar un poco más la cuerda para llegar más lejos. Me gusta el buen rollo, pero al final soy yo la responsable y la que debe tomar las decisiones”.

Senna considera que “debe ser más fácil lidiar con las chicas si eres un entrenador con más edad y experiencia. Pero, por suerte, mi propio entrenador me ayuda en eso. Mi ventaja es que sigo jugando a hockey hierba como profesional y aprendo mucho de mis propias experiencias. Al seguir activa al más alto nivel, sé también lo que mis jugadoras necesitan”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The Magazine

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!