El impacto del Covid-19 en la gestión de organizaciones deportivas

marzo 27, 2020

El impacto del Covid-19 en la gestión de organizaciones deportivas

Jordi Viñas, profesor de Johan Cruyff Institute en Gestión Estratégica y Gestión de Instalaciones, analiza el impacto del Covid-19 en la gestión de organizaciones deportivas

La afectación de la crisis del Covid-19 es diversa en función del subsector que analicemos del mundo del deporte. En el deporte profesional, donde hablamos de grandes estadios, derechos de televisión, patrocinadores y donde hay realmente un volumen de negocio importante en cuanto a ingresos y una diversificación de estos ingresos por parte de diferentes agentes, la afectación va a ser importante, pero hasta cierto punto puede ser soportable.

La principal fuente de ingresos del deporte profesional acostumbra a ser los derechos de televisión, que están fundamentamos en un contrato con una fuerte carga legal y una importante revisión por parte de especialistas. Por tanto, una causa de fuerza mayor como puede ser el coronavirus, seguro están recogidas en este contrato y posiblemente podrán salvaguardar buena parte de la previsión o estimación de ingresos que han tenido, en este caso, los clubes. Seguramente, ahora mismo no se puede prever el impacto final debido a que lógicamente todavía se esta pendiente si las competiciones deportivas, tanto en España como en el resto del mundo, van a poder realizarse y finalizarse en la estructura y previsión que había cuando se elaboró el calendario a principio de temporada. Pero, en principio si se pudieran realizar, evidentemente el impacto va a ser, desde la óptica de lo que es, insisto, el deporte profesional y en esta vertiente más económica, el impacto sería casi cero, porque en el fondo se habrá pospuesto la elaboración, o la ejecución, o la transmisión de estos partidos, pero en el fondo acabará desarrollándose la totalidad de la temporada. Por lo tanto, en deporte profesional, el impacto económico, de momento, hay que esperar que sea limitado. Veremos el tiempo que se prolongan estas medidas tan estrictas que tenemos hoy en día que prohíben cualquier tipo de evento o manifestación deportiva.

«En deporte profesional, el impacto económico, de momento, hay que esperar que sea limitado»

Si vamos a otra sub-industria del mundo del deporte, como podría ser, por ejemplo, los centros de fitness, los centros de wellness, negocios orientados a la actividad física y salud, el panorama es bastante diferente. El cliente final somos los ciudadanos y ciudadanas que estamos apuntados a un centro de fitness, a un club deportivo para practicar deporte, y hoy en día los tenemos cerrados, en buena parte de los países europeos, por lo tanto, de momento, es una prestación de un servicio que no se está cumpliendo y, de acuerdo a lo que estipula la ley, este servicio no nos lo tendrían que cobrar. Aquí es interesante ver algunas estrategias que algunos de los clubes y centros de fitness están, desde hace ya algunos días, desarrollando y lanzando en redes sociales. Garantizan que van a mantener los puestos de trabajo, están garantizando algunas de las actividades o prestaciones de servicio de forma virtual, con todas las limitaciones que esto conlleva, pero al menos están intentando minimizar al máximo el impacto que seguro que van a tener por reducción de ingresos. Están jugando también, y de manera totalmente lícita, con slogans como #yonomeborrodelgimnasio como podemos ver en Twitter o Instagram. Es interesante ver como hay una serie de estrategias que intentan garantizar desde la óptica de los ingresos, una estabilidad, o minimizar el impacto que va a tener en este sentido.

«Es interesante ver algunas estrategias que algunos clubs y centros de fitness están desarrollando y lanzando en redes sociales para minimizar al máximo el impacto que seguro que van a tener por reducción de ingresos»

Otro ámbito es todo el deporte y actividad física que se ofrece desde el servicio público. Aquí el impacto es diferente. Estas instalaciones municipales pagadas con fondos de todos, evidentemente, hoy día también están cerradas, pero hay muchísimas más garantías que se van a mantener los puestos de trabajo y muy posiblemente se devuelvan las cuotas de socios y van a ser sufragados por parte de administración pública.

Dentro del mundo del deporte, al ser un ámbito y una industria tan grande se observan diferentes estrategias totalmente diferentes en función de si estamos en un ámbito más profesional o en un ámbito más de deporte y salud. Y será interesante ver cómo se gestionan por parte de los diferentes operadores y agentes, este nivel de incertidumbre que hay.

Medidas a adoptar en los diferentes ámbitos empresariales

Medidas puede haber de diferente índole. Desde la administración pública, para los centros de actividad física y salud, los centros de fitness y wellness, seria interesante establecer medidas de tipo fiscal.  Por ejemplo, de forma temporal, aplicar un IVA reducido o un IVA cero durante unos cuantos meses, para poder garantizar que todas estas empresas que ahora están cerradas y que posiblemente van a tener una debacle en ingresos, toda la parte de la cuota que ahora mismo es IVA, y por tanto, no forma parte del ingreso de la empresa, se pueda convertir en ingreso durante unos meses. Creo que es una iniciativa que en el ámbito cultural ya se está reclamando y que tiene muchos paralelismos con el ámbito de la actividad física y salud. Podría ser una medida de bajo impacto para la administración pública y muy agradecida, y de alto impacto para todos estos centros de actividad física y salud que están prestando un servicio para mejorar la calidad de vida o para mantener niveles saludables en la población.

Otras medidas que se podrían adoptar, más desde el ámbito local, son campañas de sensibilización o campañas de promoción, para que la gente retome los niveles de actividad física que había previos a este momento de confinamiento y de reducción drástica de la actividad. Por lo tanto, campañas orientadas a la población en general que potencien y que motiven la vuelta a la actividad podría ser también interesante.

Desde la óptica del deporte profesional, se podrían estudiar medidas como plantear eventos, o retransmisiones de partidos que puedan ser abiertos al público en general, es decir que no sea el PPV, y que por lo tanto, esté también sufragado por el gobierno, y esto permitiría a los diferentes operadores de televisión, también intentar tener algo más de unos ingresos previstos que posiblemente debido a estos días y con el parón de la competición van a verse perjudicados enormemente. Porque si la competición en lugar de transcurrir durante 9 meses, transcurre durante 6 meses, muchas personas, los meses que no hay fútbol, deciden cambiarse de cuota para no tener que pagar un servicio que no se está prestando.

¿Como se va a reorientar la competición? Si finalmente se cumple, habrá que hacer 2 ó 3 partidos semanales de fútbol, en un periodo de tiempo más corto. Lo mismo puede pasar con eventos, como puede el Giro d’ Italia, el Tour de Francia, Roland Garros, el Open Godó de Barcelona, etc. Cualquier tipo de deporte ligado a eventos deportivos puntuales, de nuevo tendrán que estudiar cómo potenciar o garantizar la competición, tanto a nivel de los derechos de televisión como de patrocinadores. Ambos van ligados porque un patrocinador lo que busca es la exposición especialmente en los medios de comunicación. Deberán valorar cómo pueden llegar al máximo de público posible.

¿Qué problemas anticipas en la gestión durante y posteriormente al Covid-19?

En este período de confinamiento y emergencia sanitaria, es difícil responder a cómo gestionar esto, y además tampoco soy ningún experto en esta materia, pero identifico un par de elementos que se podrían plantear como posibles elementos de reflexión. Por un lado, el sector deportivo, bien sea deporte profesional, pero, sobre todo, en lo que respecta al mundo del fitness y el wellness, es que falta un cierto trabajo en red. Es decir, aunque haya competidores, como en cualquier otro subsector, o en cualquier otra industria, sería interesante que hubiera mucha más mentalidad de trabajo en red, para disminuir este impacto de manera conjunta. Por ejemplo, el sector de la cultura, lo tienen mucho más claro. A través del networking, se podría crear un cierto lobby para presionar a la administración publica o para concienciar a los ciudadanos. Creo que sería interesante tenerlo en cuenta y potenciarlo a través de agrupaciones, empresarios, sindicatos, etc. que están vinculados en la industria del mundo del fitness y del wellness.

En segundo lugar, más orientado al deporte profesional, seguramente hay que trabajar un poco más el concepto de incertidumbre. Es imposible ahora mismo saber, por ejemplo,  si las ligas profesionales van a poder terminarse, pero sí hay una serie de elementos que pueden dar pistas, sobre si esto puede pasar o no. Quiero decir con esto que si la competición se reanuda y se quiere terminar, tiene que ser antes del día 30 de junio porque es cuando finalizan bastantes de los contratos que muchos jugadores tienen con los clubs y, por tanto, seria impensable llevar a cabo una parte de LaLiga, por citar un ejemplo, durante el mes de julio cuando puede haber algunos jugadores que ya tienen firmado otro contacto con otro club.

Por lo tanto, si termina, tiene que ser antes del 30 de junio y en función de cuánto dure esta emergencia sanitaria que tenemos hoy en día, se puede empezar a anticipar si llegaremos al 30 de junio o no. Teniendo en cuenta los partidos que quedan y el número máximo de partidos por semana que se pueden jugar (insisto que es fácil hablar desde la pantalla) tendremos tiempo de desarrollar un calendario apretado pero factible para poder llevar a cabo todas las jornadas de liga que estén pendientes. Deberá haber reuniones con la Asociación de Futbolistas, con la Federación, etc, una serie de agentes con lo que hay que contar para tomar decisiones. En este gestión de la incertidumbre, sería interesante adoptar una cierta mayor transparencia y mayor comunicación con los aficionados.

«En este período de incertidumbre, sería interesante que el deporte profesional adoptara una mayor transparencia y mayor comunicación con los aficionados»

He puesto de ejemplo el fútbol, pero podríamos hablar de cualquier otro deporte, profesional o no, y cualquier actividad deportiva competitiva a nivel de adultos o en edad escolar, porque evidentemente, si que a nivel escolar tienen menos repercusión mediática,  pero sigue habiendo campeonatos de España, de Europa, Sub 16, Sub 18, Sub 21 e incluso de menor edad. Por tanto, sería interesante despejar un poco esta incertidumbre a partir de datos concretos, y poder calendarizar las actividades que quedan pendientes de aquí a final de temporada. En el caso de Europa, casi todo termina, desde el punto de vista del deporte de equipo, a finales de junio y, por lo tanto, poder ver un poco que puede suceder hasta este momento.

Resumiendo: trabajo en red y colaboración entre los diferentes agentes en el mundo del fitness y wellness y en el deporte profesional, mejor gestión de la incertidumbre.

La afectación por el Covid-19 es temporal, ¿con que pronóstico está trabajando la industria deportiva?

Efectivamente, el impacto de esta emergencia sanitaria a nivel global ya se anticipa que va a ser temporal. Se ha visto como en China ha durado entre 2 o 3 meses, y ahora con una menor afectación y el arranque de nuevo de la industria manufacturera y de producción industrial, se anticipa que pueda pasar lo mismo en Europa y posteriormente en algunos países del resto del mundo, tanto en América como en África.

Esta temporalidad para algunas industrias sencillamente significa un parón de la producción industrial y volverán a la actividad en el momento que sus empleados vuelvan a sus puestos de trabajo. En el caso de otras industrias como la deportiva, este parón arrastra un calendario de actividades, de competiciones, unos objetivos de personas que se habían apuntado a un centro de fitness para preparar una maratón, por ejemplo. Hay una cierta deuda pendiente, de tiempo perdido. Y en este sentido sobrepasa el impacto económico que hemos comentado hasta el momento. Y, por lo tanto, será interesante ver cómo la industria del deporte refuerza sus recursos; recursos humanos, tecnológicos, de todo tipo, para garantizar que se dispone de los medios adecuados para poder corregir esta desviación que hay: desde el calendario de actividades, al de competiciones deportivas, hacer una previsión de partidos para que, en el caso del fútbol, permita acabar la temporada el 30 de junio como estaba previsto. Evidentemente requerirá de mucha coordinación, porque desde el punto de vista de eventos deportivos, es impensable que a efectos de retransmisión deportiva pueda coincidir en el tiempo el Tour de Francia, Roland Garros y los Juegos Olímpicos, por ejemplo. No solo cada deporte, cada competición, tiene que reestructurarse por si mismo, si no que además tiene que coordinarse con los otros eventos a nivel mundial. Por lo tanto, esta afectación temporal del COVID 19, en el caso del deporte, tiene un impacto mayor, no solo el impacto económico sino también a efectos logísticos y de funcionamiento, va a requerir de gente, recursos logísticos, económicos, humanos para poder volver a la normalidad lo antes posible.

CURSO DE

Gestión Estratégica en Organizaciones Deportivas Online

El objetivo principal del Curso de Gestión Estratégica de Organizaciones Deportivas es comprender los principios de la gestión estratégica aplicados al sector deportivo. El estudiante será capaz de desarrollar y analizar la visión estratégica, global y objetiva del sector deportivo desde el punto de vista empresarial.

Inscripciones abiertas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más #YoEstudioEnCasa