Formación en Gestión Deportiva, Marketing Deportivo y Patrocinio y Coaching

“El escándalo de la FIFA existía desde hace mucho tiempo”

Junio 16, 2017

“The FIFA scandal was a long time in the making” - Johan Cruyff Institute

Entrevista con Alan Tomlinson, humanista, historiador, sociólogo y profesor del FC Barcelona Máster en Administración y Dirección del Fútbol por Johan Cruyff Institute

El trasfondo académico de Alan Tomlinson incluye una base en humanidades, literatura inglesa, historia y filosofía; combinando estos intereses con sociología a nivel de postgrado y doctorado. Jugó a fútbol en la universidad, siendo el capitán del equipo de la Universidad de Kent y de la Universidad de Sussex. Es árbitro y posee también el título de entrenador por la Football Association británica.  Su compromiso con el fútbol empezó siendo él seguidor del Burnley Football Club, campeón de la Liga inglesa en la temporada 1959-60. Podríamos decir que nació con el fútbol en sus venas y esto lo llevó a centrar su formación académica en el estudio del deporte que fue también tema principal de su investigación.

¿En qué se ha basado su investigación sobre el fútbol?

Mi investigación sobre el fútbol se ha centrado en las dimensiones de poder del deporte, desde una perspectiva científico-social. He tenido un interés general en la historia social y cultural del fútbol y uno de mis libros -‘The Game’s Up’, Ashgate/Arena, 1999- el capítulo “Studies in Football Culture” incluye una investigación sobre las micro-políticas culturales del fútbol y los orígenes de la FIFA, además de cómo nacieron y se han ido desarrollando las diferentes instituciones del fúbol inglés en la actualidad y el boom más reciente en la mediatización global y la mercantilización del juego. Pero, sobre todo, he hecho un estudio exhaustivo de la FIFA, durante un período de treinta años, y he publicado extensamente sobre la historia, política y sociología de la organización. Esto ha incluido mi trabajo de investigación sobre las maquinaciones de poder dentro de la FIFA, y el análisis de la aparición de la cultura de la corrupción que llevó a los escándalos de la FIFA de los últimos años. Y, por supuesto, a la introducción de reformas que pretenden hacer que esos escándalos sean una cosa del pasado. He comentado ampliamente en los medios de comunicación internacionales sobre estos temas.

¿Qué opina de la industria del fútbol a nivel mundial en la actualidad? ¿Cuáles son las principales tendencias y qué cambios son necesarios, si es que los hay?

La situación de la industria futbolística a nivel mundial es de una gran desigualdad; los clubs y ligas más ricos ofrecen un espectáculo atractivo y cautivador, pero al mismo tiempo también monopolizan el mercado. Fijémonos en la situación del fútbol en el continente africano: mientras que en los últimos 30-40 años han surgido algunas selecciones nacionales sobresalientes, el flujo de talento hacia Europa ha hecho que las ligas nacionales de fútbol de ese continente carezcan de estabilidad y, desprovistas de recursos y experiencia, no hayan podido sostener o seguir desarrollando el talento en el fútbol de su país.

Ha investigado y publicado mucho sobre la FIFA durante muchos años antes del escándalo de 2015. ¿Cuál es su opinión sobre lo que pasó en Suiza?

El escándalo de la FIFA existía desde hace mucho tiempo y, en muchos aspectos, el presidente de la FIFA, Sepp Blatter, debería haber rendido cuentas frente al Comité de Ética de la FIFA 13 años atrás. En sólo los primeros cuatro años –recordemos que Blatter fue trabajador de la FIFA de 1975 a 1998 antes de sustituir a Lennart Johansson en la presidencia- su propio comité ejecutivo ya obtuvo amplias pruebas sobre su corrupta administración financiera y sus abusos de poder. Pero las autoridades suizas miraron hacia otro lado e hizo falta la intervención de Estados Unidos, a través del Ministerio de Justicia y el FBI, para tomar medidas eficaces y dar a conocer la criminalidad de aquéllos que se habían unido al carro de la FIFA. Y después de esa mañana de mayo en Suiza, la incursión en el hotel Baur du Lac por parte de autoridades suizas, en apoyo del FBI y las acusaciones de Estados Unidos, la FIFA quedó expuesta como una empresa corrupta utilizada por funcionarios y administradores cuyo principal interés no era “el bien del juego”, como dice uno de sus eslóganes, sino llenarse sus propios bolsillos. Aunque la cultura propicia a tal explotación se había consolidado en la época del predecesor de Blatter, Havelange, y también estaba profundamente arraigada en algunas de las seis confederaciones continentales que la FIFA reconoce. Gran parte de esta historia se cuenta en mi libro Badfellas: FIFA Family at War (Mainstream, 2003, with John Sugden); y también en la reedición de Football, Corruption and Lies: Revisiting “Badfellas”, the book FIFA Tried to Ban (Routledge, 2017).

¿Cuál es su análisis sobre la nueva relación del gobierno chino con el fútbol?

El fútbol se ha convertido en un gran negocio global, garantizando un perfil mundial masivo, y no sorprende que una mezcla de intereses políticos y comerciales en China haya surgido como un desafío potencial a las bases de poder establecidas del fútbol mundial y, en particular, de los gigantes del fútbol europeo. Los políticos también saben que el deporte tiene un gran potencial como un medio de cultivar las pasiones nacionales y el orgullo. El Gobierno chino, sin duda, como una liga fuerte, mostrará al mundo que puede producir un producto global equiparable a las principales ligas europeas, y generar interés y potencial de excelencia entre su propia población. Sin embargo, estos objetivos no serán fáciles de lograr, y el fomento del talento deportivo, y una base de aficionados para un deporte, puede ser un largo e impredecible proceso intergeneracional. Los gobiernos también pueden ser frágiles e inconstantes, y los planes a largo plazo pueden verse alterados por nuevas prioridades y cambios políticos. El fútbol no es sólo un negocio; es una cultura. Y una cultura viva y vibrante no puede ser simplemente fabricada de la noche a la mañana, o impuesta desde arriba.

FC BARCELONA MÁSTER EN

Administración y Dirección del Fútbol

El objetivo principal del FC Barcelona Máster en Administración y Dirección del Fútbol by Johan Cruyff Institute es el de transferir un conocimiento profundo y actualizado sobre la industria del fútbol. Los estudiantes analizarán las teorías esenciales y casos de estudio más relevantes, permitiéndoles visualizar el comportamiento de la industria futbolística. También tendrán la oportunidad de aprender, interactuar y contribuir a la estrategia empresarial del FC Barcelona.

Inscripciones abiertas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The Magazine

Copyright © 2017 Johan Cruyff Institute - Formación en Gestión Deportiva, Marketing Deportivo y Patrocinio y Coaching
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!